Cómo abordar el proceso de corregir novelas


Cada escritor profesional tiene su propio proceso de revisión. Pero algunos se resisten, lo ven como la parte no divertida de la escritura, y prefieren la creación de planes, de personajes, y escenas. Crear una novela, para ellos, se reduce a eso. Algunos tienen suerte y la editorial les pone su propio corrector de estilo. Aunque para ello hay que haber vendido muchos ejemplares. Otros, un gran porcentaje, contratan correctores de estilo o editores freelance, como nosotros mismos, para que echen un vistazo profundo a su creación, con más o menos libertad de acción y cambios.

Sin embargo, otro gran porcentaje de escritores aceptamos ese proceso y lo consideramos un acto en el que añadir fortalezas a nuestra obra, puliendo la novela, y haciéndola mejor. Luchando con cada párrafo hasta suprimir todo lo superfluo y lo que no aporte nada a la trama, los personajes, o la acción.

Cualquiera que sea el campo o género en el que te ubiques como escritor o escritora, la revisión es una parte esencial del proceso de escribir una novela, y es un proceso que todo escritor debe emprender.

Pero hay maneras de realizar esta tarea minimizando sus costes, especialmente si eres un escritor o escritora a los que les duele corregir, o no saben hacerlo.

1. Revisar las páginas anteriores

Mira lo que has escrito el día antes (o tu último escrito), y realiza una edición rápida. Esta práctica te pone de nuevo en el flujo de la historia y te prepara para escribir nuevo material. Editar es, precisamente, revisar el texto para ver qué es lo que falla. Algo que ya casi ningún editor con editorial hace.

Puedes imprimir las páginas y trabajar sobre el papel, o directamente en una copia de esas páginas en el ordenador. Hay quien encuentra la experiencia del papel más cercana a lo que sentirá el lector.

En esta edición rápida, hay que observar sobre todo el flujo y la continuidad de los párrafos. Asegurarse de que lo que querías transmitir ha sucedido realmente en la página. Si surge algún problema en esta edición rápida, o aparece una idea para algo que añadir, simplemente toma nota de ello y continua escribiendo tu cuota de palabras diarias.


2. La prueba de las 20.000 palabras

Tanto si eres un planificador, como si no, la prueba de las 20.000 palabras puede ser una herramienta muy útil.

Después de 20.000 palabras hay que parar, tomarse un día libre, y luego leer lo que tienes. El material de la novela es suficiente para saber más o menos de qué se trata. A continuación, asegurarse de que te gustan los personajes aparecidos hasta el momento y la dirección que va tomando la trama.

Si no te gusta, el momento de hacer algunos cambios es éste.

 Puedes enriquecer tus personajes principales mediante añadidos de fondo de su pasado (si se incluye este para los lectores o no), sus conductas, manías, defectos, fortalezas y etiquetas (en el habla, vestido, etc.)

También puedes tomar una decisión sobre el tono y la textura de tu novela. Es posible que desees un énfasis diferente a lo que habías planeado.

3. Aprovecha todas las herramientas de las que dispones.

Los escritores de hoy en día tenemos muchas más herramientas a nuestro alcance que nunca. No sólo unos lápices azules y otros rojos.

A continuación unas cuantas de estas herramientas que te servirán para corregir.

Comentarios de Word

Utiliza la función de comentarios en Word. CTRL+ALT+A
Al escribir el primer borrador, puedes utilizar estas anotaciones para dejar comentarios sobre los puntos de la trama que deben ser desarrollados, o preguntas de documentación que tienes que responder, y cualquier cosa que se te ocurra.

Cuando estéis listos para revisar, podéis hacer referencia a los comentarios por sí solos, o imprimirlos.

Las hojas de cálculo o tablas

A algunos escritores, casi siempre a la hora de esbozar personajes, les gusta poner sus diseños en una hoja de cálculo o una tabla. Luego, utilizando un código de colores y otros marcadores, se puede ver de un vistazo el perfil de la historia, los personajes involucrados, así como un resumen de la acción.

Grupos de Crítica

Muchos escritores se han beneficiado de este tipo de grupos, redes de lectores e incluso críticas pagadas, como nuestros informes editoriales y comerciales. Si necesitas ese empujón extra, especialmente al principio de tu carrera, un grupo de crítica puede ayudarte. Pero asegúrate de aplicar los siguientes factores:

Busca personas que tengan una relación con el mundillo editorial u otros escritores.
Mantén el grupo pequeño. De cuatro a siete, más o menos.
Asegúrate de dar suficiente de tu tiempo a todos los demás. Hay que proporcionar feedback
Establecer plazos realistas y cumplirlos.
Asegúrate de que las personas en el grupo entienden del género que estás trabajando
Crea confianza. Los egos se dejan en la puerta.
Se consciente del problema de la envidia. Sucede. Mejor que hablar de esto por adelantado.
Busca que esas personas ya tengan una relación establecida contigo.

Los principales inconvenientes de un grupo de crítica

A veces están repletos de gente
Tus horarios.
Si no confías en ti mismo, pueden resultar heridos tus sentimientos.

Es por eso que es importante tener una relación ya establecida. Los contactos habituales de Facebook, con los que hablas más a menudo, pueden ser una buena opción. Y la plataforma puede ser uno de los grupos de esa red social, o una comunidad de Google plus Yo lo hice para un proyecto editorial por encargo que finalmente no prosperó y fue muy constructivo.

Ahora tienes las herramientas. Sólo hay que usarlas y afrontar la revisión y corrección de estilo tu novela. Y si lo ves muy complicado (Y siempre lo es) puedes acudir a nosotros y solicitar un informe de lectura sobre el parcial del manuscrito o la propia corrección de la obra entera.

En cualquier caso, ¡muchos ánimos y adelante!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para escribir comentarios has de tener registro, es rápido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...