Nueve disparaderos creativos (1)


ilustración de Andicap
Los disparaderos creativos son "tips" que nos pueden ayudar en un momento dado a iniciar un proyecto literario, aflorar nuevas ideas sobre ése u otro que tengamos entre manos, y hacer que ocupemos nuestro tiempo de escritores, escribiendo.

Aquí mostramos nueve, e iremos publicando algunos más. Si aportas alguno en los comentarios lo añadiremos en próximas entregas con tu link a blog, o cuenta en Twitter o Gplus.

  • Contemplar la vida, los hechos, los sentimientos, las personas, cosas e incluso las palabras, con actitud de asombro y de extrañeza. Escribir a partir de las nuevas percepciones.

    Este ejercicio entrena muy bien la empatía. Algo muy necesario para cualquiera que escribe historias con personajes.
  • Inventar nuevas formas de enfocar nuestros actos cotidianos y escribir sobre ellos.

    Ejemplo: Fue a apagar la luz del baño pero sólo acarició el brillo del azulejo.
  • Mirar los objetos de nuestra casa como si pertenecieran a otro mundo y escribir sobre la nueva forma de percibirlos.
  • Inventar un mundo en el que las personas hablen con las cosas y las cosas hablen entre sí.
  • De entre todas las ideas que se agolpan en nuestra mente, apuntar una; la más simple, la más atractiva o la primera que podamos atrapar, sin preocuparnos por perder las restantes en el camino.
  • Relajarse unos minutos antes de comenzar a escribir, concentrarse en la respiración, dejar fluir los pensamientos; coger al vuelo palabras que pasen por la mente y llevarlas a la página.
  • Plantearse la mayor cantidad posible de formas de soledad existentes para desarrollar en un texto la que más nos conmueva.
  • Copiar en fichas todos los finales que se nos ocurran para un relato así como sus inicios, probar todas las combinaciones posibles y elegir la más eficaz.
  • Observar lugares bucólicos y describirlos. Extraer noticias truculentas de periódicos sensacionalistas y ambientar los sucesos en dichos lugares.
¿Aportas tú alguno más? ¿Cuál usas habitualmente al escribir?

4 comentarios:

  1. Sobre los disparaderos

    Cuando vas a hacer una actividad no habitual que no te genera tensión. Ir hacia el lugar donde has quedado caminando, con tiempo. Parar en un bar a tomar algo y volver a caminar. Supongo que, ante la expectativa positiva, se desatan muchas descargas y de ahí, como efecto secundario, surgen ideas. En general, las expectativas positivas, contribuyen a desencadenar temblores creativos. En cambio, un domingo al atardecer es un antídoto demostrado, ante la perspectiva de un nuevo lunes en la cueva ;p

    ResponderEliminar
  2. Los domingos al atardecer son mortales de necesidad

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gusta caminar, lleva oxígeno al cerebro y dispara las ideas. Escucho a la gente cuando no sabe que la estoy escuchando, p. ej. en el autobús. Presto atención a las anécdotas que cuentan los vecinos, también a las entrevistas en los noticieros (cuando los periodistas hablan con los testigos de un crimen o un accidente). A veces estoy leyendo un libro, y un personaje o una situación me sugieren una idea de la que puedo derivar toda una historia (sin plagiar, claro). La gente con la que trato en las redes sociales me ha enseñado mucho: a menudo una persona joven puede ser madura y de mente abierta, mientras que alguien que parece ser infantil y de mente cerrada resulta tener 60 años. Por último, me sirve combinar conceptos a ver qué sale. Así me dio por escribir un relato sobre un faro asediado por monstruos marinos y otro sobre el gato de un vampiro.

    ResponderEliminar
  4. La expectativa de lo que vayas a realizar... tu lunes no es creativo? pues la expectativa es el aburrido atardecer de la tarde del domingo.

    ResponderEliminar

Para escribir comentarios has de tener registro, es rápido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...