Los cambios en el punto de Vista


¿CUÁL ES EL MEJOR PERSONAJE PARA CONTAR TU HISTORIA?



Si no puedes decidir cuál es el mejor personaje para contar tu historia, es que quizá necesitas más de uno, como Camilo José Cela en "La Colmena".

Tejer una historia con múltiples puntos de vista es como asistir a un juicio sabiendo lo que piensan el juez, el acusado, el fiscal, el abogado defensor y en caso de que exista, todos y cada uno de los miembros del jurado, incluso el público asistente. Cada persona ve lo mismo pero lo interpreta de manera diferente. Y recuerdo aquí "Doce hombres sin piedad" (Twelve Angry Men) la magnífica obra, escrita para la TV en su origen por Reginald Rose y luego llevada a la pantalla por Sidney Lumet, con Henry Fonda.

Pero entrar en la mente de varios personajes de manera simultanea no es lo más apropiado. Es como si escucharas a catorce personas hablar a la vez, tampoco entenderías nada.

Sin embargo, si permites que sean varios los personajes que cuenten la historia, conseguirás acercarle temas que un simple punto de vista (POV el acrónimo en inglés de Point of View) en primera persona no admite. La mayoría de historias tienen múltiples personajes, cada uno con al menos una historia que contar.


El punto de vista múltiple añade profundidad a la novela.


La historia se cuenta desde la perspectiva de múltiples testigos, cada uno con su propia interpretación de los acontecimientos. Pero incluir múltiples voces puede comportar también multitud de problemas. Tantos puntos de vista pueden descontrolarse y convertir la historia en un caos. Aquí te muestro algunas técnicas, de las diez que tengo registradas, para que puedas jugar con los puntos de vista y darle un aire más profesional a tus historias.


Desarrollé esto mucho más y mejor en el  libro de la serie "Cómo crear una novela. Los Personajes", sólo en Amazon.

1. Usa capítulos o escenas para marcar inicios y finales

Los finales de escena son una herramienta literaria muy e
fectiva porque te permiten dibujar una línea de separación imaginaria entre el personaje que sale y el que entra en la acción. Una indicación clara al lector de que algo ha cambiado.

Por ejemplo, imagina un final de capítulo en el que Pepita, sintiéndose muy mal por haber ocultado tanto tiempo su secreto, revela a su hijo de veinte años que en realidad es adoptado. (Ya. Ya sé que es un ejemplo muy de melodrama, pero escribo esto a las dos de la madrugada y es lo que hay) Lo que cuenta es que podemos empezar el próximo capítulo con David, el hijo, y su reacción a la noticia. En el ebook de "Estructuras" hablo de la relación causa-efecto en las escenas, entre otras cosas.

2. Cambia los escenarios

Aunque el hecho de cambiar de capítulo o de escena funciona en la mayoría de las ocasiones, hay momentos en que no resulta tan fácil. Puede que tu novela acabe pareciendo una colección de escenas o capítulos cortos. O puede que la tensión que tanto te ha costado construir se pierda si rompes una escena justo por la mitad, pero es entonces cuando necesitas cambiar el punto de vista. ¿Cómo hacerlo? En lugar de cambiar de escena o de capítulo, cambia de lugar, de escenario. Puede ser tan fácil como cambiar los personajes de habitación.

Volvamos al ejemplo anterior, con Pepita y David. Empezamos con el punto de vista de la madre angustiada que cuenta su secreto, pero entonces David se enfada y sale de la casa dando un sonoro portazo. El lector ve que, al salir David, ha cambiado el punto de vista de la narración y son sus negros pensamientos los que ahora le acompañan la lectura.

3. Pasa el testigo

También puedes cambiar de punto de vista mediante la técnica de las carreras de relevos, pasando el testigo de mano en mano. Lo puedes conseguir usando un objeto que señalará al lector quien sostiene el punto de vista.

Imagina una escena en la que dos personajes están al teléfono. Mientras hablan debes mantener el mismo punto de vista, pero al colgar uno de ellos, por ejemplo, puedes pasar al punto de vista del siguiente personaje. Cinematográficamente hablando, sería muy visual el objeto en cuestión.

También puedes usar el diálogo para marcar el cambio en el punto de vista. Imagina que el personaje en el que está centrado el punto de vista dice «¿Qué piensas sobre ello, Jaime?». Esto es una invitación para cambiar al punto de vista de Jaime y continuar la historia por otros derroteros.

4. Mezcla perspectivas

De momento hemos hablado de usar varios puntos de vista pero ¿qué perspectiva debes emplear? ¿Debes escribir en primera, segunda o tercera persona? Las preguntas y las dudas en la cabeza de los escritores son peor que un puzzle diseñado por un demente llamado Moebius con piezas que nunca casan entre sí, lo sé. Por eso cuando me preguntan qué tipo de narrador me gusta, si el de la primera persona o algún otro, acostumbro a responder que depende. Y depende de la historia, del efecto que busco, de los personajes y del punto de vista.

Sin embargo, y aunque parezca lo contrario leyéndolo así, cuando mezclas las diferentes perspectivas dejarás mucho más claro el cambio de punto de vista en tu narración.

Varios escritores han usado esta técnica y te invito a que los recuerdes o los descubras y los anotes en los comentarios. Se trata de mantener el punto de vista del protagonista en primera persona... y en cambio los pensamientos de los personajes secundarios que lo acompañan en tercera persona.

Este experimento se puede emplear también con el tiempo. Usar el presente para narrarlo bajo el punto de vista de un personaje y el pasado para los demás. Y la alternancia de tiempos verbales para las escenas de acción y exposición como hace Gabriel García Márquez. Pero es bastante arriesgado.

Si lo dominas, serás uno de los buenos, o de las buenas.

Y no olvides compartir este artículo con tus contactos que escriben, les aportarás contenido, espero que interesante, Gracias por leerme. Y por comentar.

3 comentarios:

  1. ¡Hola! Yo me había planteado escribir así, con dos puntos de vista, para una pareja, una novela en tres partes: la primera con la chica, la segunda el chico y la tercera nuevamente la protagonista, creo que es otra forma de manejar los diferentes puntos de vista para una historia. Y esto es algo que he intentado después de haber leído La Mansión de Danielle Steel, que muestra esta técnica.

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial e interesantísimo todo lo que has publicado aquí.
    :-)
    Gracias por compartir. El modo en que lo cuentas lo hace parecer sencillo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir todas estas técnicas narrativas, de las cuales tomo nota y voy aprendiendo mucho, me encanta además la forma tan amena y original de la exposición.

    Muchas gracias
    Rosa.

    ResponderEliminar

Para escribir comentarios has de tener registro, es rápido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...