Mostrando entradas con la etiqueta caso de estudio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta caso de estudio. Mostrar todas las entradas

Los personajes secundarios. Caso de estudio


Los personajes secundarios. Caso de estudio 01.


Ayer tuve reunión de asesoramiento literario con una gran escritora novel en la que tratamos varios temas de estructura y trama.

Una de sus preguntas fue el problema de los personajes secundarios. 


En un informe externo se había apuntado a la autora la escasa relevancia de algunos personajes secundarios, e incluso figurantes, en la novela, y de cómo las escenas donde aparecían solo servían para hacer más lenta la acción y dar la impresión de que la historia no avanzaba.

Estaba de acuerdo con el diagnóstico y hablamos de ello. Partíamos de que la novela ya está escrita y no se planificaron adecuadamente las escenas, dando lugar, entre otros, a este problema. Pero la autora tenía la decisión de conservar a esos personajes por motivos personales. Son personajes con voz propia en sus diálogos y bien caracterizados, sin embargo no hacen avanzar la trama.

Una de las posibles soluciones que le ofrecí, fueron dos más, era imbricar mejor las historias personales de esos secundarios o figurantes con la historia personal de la protagonista. Pero mediante CONFLICTOS.

Si la protagonista, como el antagonista, tienen sus propios conflictos internos, además de los externos propios de la trama, ¿Por qué no dotar a los secundarios de otros conflictos que pugnen con los de la protagonista? En realidad, esto es básico a la hora de crear historias con muchos personajes o series de historias con el mismo protagonista.

Se trata de aplicar la categoría de aliados o enemigos, del viaje del héroe que explicaba en ESTRUCTURAS, a TODOS ELLOS pero dotándoles, repito, de sus propios conflictos internos y que estos conflictos de los secundarios y figurantes sean un obstáculo, o un puente, para el protagonista. De esa forma conservamos a esos secundarios y los hacemos más ricos en su personalidad. Además de que la historia también se enriquece con ellos y se hace más ágil.

Sería la respuesta a estas preguntas, una o dos, o todas ellas, además de las que se te ocurran:

  • - ¿Qué quiere?
  • - ¿Qué se lo impide?
  • - ¿Quién se lo impide?
  • - ¿Por qué se lo niega?
  • - ¿Por qué no pide ayuda?
  • - ¿Logra superar su conflicto al final?
  • - ¿Qué necesita?
  • - Etc.
Y todas ellas, claro está, conjuntándolas con los conflictos del protagonista.

Si tratamos nuestras historias desde el punto de vista de los conflictos internos de nuestros personajes, te aseguro que el camino es mucho más fácil. 

Pero hay que hacerlo ANTES de escribir la historia, para no caer luego en incoherencias. Planifica bien tu historia.


Si te ha gustado este post, o tienes una sugerencia para alguno futuro, ten la amabilidad de dejar un comentario y lo tendré en cuenta. 

Y no olvides compartir este artículo con tus contactos, les aportarás contenido, espero que interesante, Gracias por leerme.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...