Mostrando entradas con la etiqueta escritores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta escritores. Mostrar todas las entradas

Sobre talento y criterio

Habla una amiga de fotografía. Dice que le encanta que todo el mundo pueda ser fotógrafo. Como escritores, que se multiplican. Mi amiga cree en esa, llamémosla, democratización de ciertas artes. Ha creado debate pequeño en su muro de Facebook, pero no he participado más que, como acostumbro, con una triste frase (en todas sus acepciones). No tiendo a discutir, ni argumentar, ni polemizar. Hay libros, y cientos de artículos. Se buscan y se leen.

Por otro lado, otra conocida y colega en esto de escribir y/o asesorar, publica un artículo en su blog sobre las cosas de las que no les gusta hablar a los escritores en general. Y, por último, en otro post de otro amigo con web literaria de género, comentaba una entrada crítica en su web discrepando de sus gustos literarios y defendiendo él que sus gustos son suyos. Demasiadas coincidencias en un día. Todas relacionadas.
A la amiga fotógrafa le he dicho mi triste frase: El secreto es el talento. Uno de sus amigos comenta que el tiempo pone a todos en su sitio. Es cierto.
La percepción del talento propio forma parte de un síndrome del que no recuerdo el nombre y que no voy a buscar ahora, pero que habla de autoindulgencia y mediocridad, pertenencia al grupo, adaptación al rechazo, y demás obstáculos para el crecimiento personal. Es como el viejo reproche de los escritores rechazados hacia los editores, criticándoles su, para los primeros, escaso y ciego criterio. 

Yo creo en el cultivo del talento. 

Lo creo desde que era muy joven y tengo la certeza de que es una amalgama de aprendizaje de técnicas, gestión del tiempo y la productividad personal, y un desarrollo de los sentidos, según el arte en cuestión, que van del entrenamiento de la mirada al del oído, pasando por el de la empatía, la comprensión lectora y otras que pueden adquirirse con voluntad, sacrificio, buenos maestros, y buenos libros. Todos los escritores tenemos handicaps, y superarlos es nuestro trabajo. Luego, con más o menos pudor, podemos dar al público nuestras obras. Y aquí entra el propio criterio...

También creo en el cultivo del criterio. 

Diría que es uno de los fines de la educación y la experiencia, con el del pensamiento propio. No tiene el mismo criterio un hombre de treinta años que otro de setenta, y nunca lo tendrá el primero por la sencilla razón de que, dedicados los dos a lo mismo y con el mismo ahínco, el segundo habrá visto más, habrá leído más, ha tenido más tiempo. De la misma manera, nunca tendrá el mismo criterio un autoindulgente o alguien que solo busca entretenerse y que le emocionen, que un perfeccionista preocupado por la técnica, la belleza, la fluidez, y los ritmos. El segundo habrá puesto más voluntad, tiempo y sacrificio en mejorar sus obras. Porque siempre habrá dudado de su criterio.
Y creo, de verdad, que la suma de esas dos educaciones es la que forma al artista, y también al buen crítico, editor, manager, o como quieras llamarlo.
Y nada, solo era eso.

Los escritores del futuro. Aproximaciones.


Este artículo se basa en una lectura sobre márketing firmada por Jordi Mañé en la que se apuntan los talentos necesarios que deberán tener en su bagaje los profesionales de varios sectores en un futuro no muy lejano.

Inspirado por él y animado por unas reflexiones en privado con algunos amigos del sector editorial, y con los escritores y escritoras del proyecto Horizonte, dejo aquí parte del fruto de esos pensamientos. Hablo siempre, ya lo sabes, de los escritores con cierta ambición literaria, comercial, y centrados en la calidad y la difusión de su obra y su marca. Y repito, esto no es más que unos pensamientos basados en mi experiencia personal y las conversaciones mantenidas con gente del sector, además de las cosas que vamos implementando en el proyecto #Horizonte.

Puedo equivocarme perfectamente, pero creo que los caminos convergen en los siguientes puntos.

El escritor del futuro


1. No aceptará trabajo no remunerado.


Medios como el Huffington Post, o periódicos y programas de televisión en los que el contenido que ofrecen no está hecho por escritores, sean periodistas, guionistas, o narradores, sino por el público y el grito, desaparecerán, o quedarán en manos de aficionados que siempre serán aficionados bienintencionados y no profesionales. El escritor del futuro sabrá priorizar su trabajo en función de la rentabilidad económica o divulgativa de su obra. No aceptará ser incluido en Antologías de dudosa divulgación o distribución, o escribir por amor a un arte que no sea el suyo propio. Ni aceptará ser publicado sin anticipo editorial. Por la sencilla razón de que el escritor del futuro aplicará el punto 2.

2. Se hará cargo de su Marca Personal y de su promoción personal.


El escritor o escritora del futuro sabrá construirse su comunidad de lectores fieles y seguidores, incluso antes de publicar sus obras, gracias a las redes sociales y a su trabajo. El networking y el branding no tendrán secretos para él porque entenderá que, en un mundo de amplia oferta cultural y muchos aficionados, la visibilidad lo es todo sin perder la dignidad. Entenderá que su Branding personal será importante y cada vez más visible, por lo que se comprometerá SOLO en proyectos que garanticen esa visibilidad y resultados concretos o económicos. Sabrá escribir para el mercado y sabrá hacer que el mercado demande sus obras, porque escuchará a su audiencia y medirá sus resultados aplicando los puntos siguientes:

3.- Se hará cargo de sus derechos como autor.


El escritor del futuro tendrá agente literario, uno que trabajará con el autor, sabrá vender parte de sus derechos, conservar otros, y vender en el extranjero las obras de sus autores, aconsejándoles en su carrera y su proyección de marca. El escritor o escritora del futuro tendrá en su poder, todos o en parte, los derechos digitales de sus obras porque sabrá gestionarlos mejor que las arcaicas editoriales ancladas en un pasado irrecuperable. Como esos actores que prestan su arte a una serie de TV y pasan a ser también productores ejecutivos de la serie. El escritor del futuro sabrá negociar su futuro y no dejará sus derechos en manos poco capaces.

4. Utilizará las herramientas a su alcance para mejorar su productividad y su gestión del tiempo.


El escritor del futuro  sabrá conseguir, gratis o con mínima inversión, herramientas informáticas que le ayudarán a gestionar mejor su tiempo, sus procesos de escritura y venta, así como la gestión de sus redes sociales. Actualmente existen estas y otras similares, de las que ya he hablado en los ebooks.

  • - Hootsuite. Para redes sociales.
  • - Evernote. Notas y repositorio.
  • - Scrivener. Escribir y planificar.
  • - Liquid Story Binder. Escribir y planificar.
  • - Lucid Chart. Planificar.
  • - Google Docs. Escribir.
  • - Google Calendar. Gestión de tiempo.
  • - Thunderbird. Gestión de RSS y Emails.
  • - Blogger o Wordpress. Blog
  • - Newsletters.
  • - Klout, Buffer, Social Bro, Twittonomy... Redes sociales.

5.- Aprenderá que la literatura puede ser comunicación y transmedia.


El escritor del futuro conoce perfectamente los mecanismos y las técnicas de una historia, los recursos del storytelling, y el valor de las ideas en equipo, y los adapta para su target ya fidelizado, para sus lectores. El escritor del futuro incluso hace participar a sus lectores en sus obras creando un hype sostenido.

El futuro se acerca a gran velocidad, y está en nuestras manos incorporarnos a él. En otra entrega hablaré del agente literario del futuro, y seguramente llevará casco. :-)


No olvides COMPARTIR este artículo con tus contactos, les aportarás contenido, espero que interesante, Gracias por leerme.

Escribir 001

Esta es la primera de unas cuantas entradas del blog, personales, sobre Escribir.

Todas serán nocturnas.

Hablo con una amiga de escribir y de la vida. De metaficción y de proyecciones, de dolor y literatura. Antes escribía así, como decía Hemingway. Porque escribir es sangrar, al fin y al cabo. Y tenía razón.



Pero luego la vida dio uno de sus giros locos y yo cambié de registros. Siempre he procurado tener varios. No hablo del estilo propio, de la voz propia. Hablo de manejar varias voces y que todas sean propias. La publicidad ayudó a eso. Y algunos ejercicios, cuando intentaba imitar estilos después de ver las costuras de los textos de algunos maestros.

Escribir es sangrar porque, quieras que no, todo escritor honesto pone algo de sí en sus personajes y sus historias. Y se sangra cuando le damos uso a la empatía, esa cualidad indispensable para calzarse los zapatos de otros y poder así escribir de ellos con verosimililtud y coherencia. Siempre se sangra. Se sangra buscando la palabra precisa, eliminando el párrafo cursi, recogiendo la sangre vertida en la ortografía, en los vicios, en los clichés y en todos los personajes muertos. Su sangre, la nuestra.


Siete maneras de apoyar a un escritor que te gusta


Siete maneras de apoyar a un escritor que te gusta


Cuando un amigo, escritor o escritora, saca un nuevo libro, lo primero que hago es ver si es para mí. Hay historias que no lo son, por mis circunstancias, edad y experiencia lectora, o gustos particulares de ese momento en el tiempo. En los noventa leí mucho ensayo, novela histórica y policíaca, y ultimamente más fantasía adulta y mainstream. En ocasiones no es el momento de leer, por ejemplo, una novela sobre desamor o sobre una defunción, o sobre aspectos sociales que en ese momento concreto pueden ser dolorosos. Y si no es por trabajo —corrección, edición o promoción— no voy a leer esas historias en ese instante.

En segundo lugar, miro si esa obra está bien escrita, y no me refiero solo a la ortografía, sino al estilo: A la elección que ha hecho el autor de las palabras precisas para construir las frases y los párrafos. A la construcción y estructura de la novela, el diseño de los personajes, etc. Si ha sido honesto con el lector y con su historia: no resucitando personajes, comenzando con un sueño, o forzando un final con deus ex machina, etc. etc.
Coaching y asesoramiento literario

Y en tercer lugar, miro a quién va dirigida esa obra, a qué tipo de lector o target le va a gustar o va a querer leerla. Y entonces, solo entonces, creo que puedo ayudar y apoyar a ese amigo escritor o escritora.

Pero cualquier persona puede apoyar el lanzamiento del nuevo libro de un autor que le guste sin tener mi criterio, que es personal. Hay muchas cosas diferentes que se pueden hacer para ayudar a las ventas de sus libros y que siga escribiendo obras para ti, es TU AUTOR o uno de ellos, y te gustan sus historias o su estilo. Nadie más va a escribir como él o ella.

Y la primera de las cosas que se pueden hacer para apoyar a ese escritor o escritora es:

1. Comprar su libro o ebook.

Puede parecer obvio, claro, pero es importante. Naturalmente, hay que comprar nuevos ejemplares de libros, no copias usadas.

2. Comprar el libro para regalarlo.

Cuando sé que un libro no es para mí, pero está bien para otros que conozco, suelo comprarlo y regalarlo. No hay mejor regalo que un libro bien seleccionado para un lector habitual del que conoces sus gustos literarios. Y más si está firmado por el autor. Piensa en los amigos que pueden disfrutar de esa historia y, cuando sea el caso o evento concreto, cómpralo para ellos. Tendrás muchas ocasiones: Cumpleaños, Fiestas, Cenas, Navidad, etc.  Y estarás apoyando a tu otro amigo, el escritor.

3. Leer en público.

Leer en el metro. En un avión. En una tumbona en la playa. Si alguien ve a diferentes personas en lugares distintos leyendo el mismo libro, su curiosidad se acrecentará. Los clubs de lectura son importantes por esto.

4. Preguntar en las librerías

Cuando entras en una librería, no vayas directamente por el libro, incluso si sabes exactamente donde se encuentra. Es mejor preguntar acerca del libro de tu autor. Lo encontrarán en su sistema y te llevará hasta él. Pero si esto lo hacen cinco personas en una semana, el librero recordará el dato, apoyará ese título.

5. Deja un comentario para Amazon o Goodreads y en tus redes Facebook o Twitter.

Las reseñas son importantes cuando son sinceras y no te ha regalado el libro la editorial. Animan a otros a tomar una decisión de compra. Son como los testimonios de personas que prueban un producto. Las primeras diez o veinte opiniones son especialmente importantes y sí, se puede dejar la misma reseña en todos los sitios para ahorrar tiempo.

6. Asistir a los eventos de presentación

Aunque personalmente no creo en las presentaciones de novedades, pienso que si el autor o autora ha de hacerlas, generalmente obligados por contrato, se les puede apoyar acudiendo a ellas cuando se convocan en tu ciudad. A tu autor le gustará verte y firmarte su libro y no se sentirá solo. Además, si no es como yo, siempre puedes hacerte una foto con él.

7. Hacer networking.

Si tienes contactos con los medios o conoces a personas influyentes, siempre puedes arreglar una conexión entre contactos. Es una de las mejores cosas que puedes hacer y con la que puedes influir de verdad en la vida del libro y el éxito de tu escritor o escritora. No todos tenemos un perfil comercial, pero no es igual acudir a tu amigo influyente y decirle que tu escritor favorito ha sacado una nueva novela que decirle que tu escritor favorito ha escrito un nuevo libro de (Género), lleva XXX ventas por lo que tú sabes, y está teniendo elogios positivos (Aquí y aquí) Es más probable conseguir la atención de la segunda manera.

Por último (a esta no le pongo número), a los escritores, a algunos, nos gusta tener un grupo pequeño de lectores de confianza a los que ofrecemos cosas ANTES de publicarlas. Si ves que un escritor que te gusta tiene un newsletter vía email, suscríbete. Recibirás cosas que no recibe todo el mundo y podrás compartirlo vía correo electrónico.

¿Se te ocurre alguna manera más de apoyar a tus escritores favoritos? Estaré encantado de leerte. Comenta y comparte.

Vida de Escritor

Portada del libro "Vida de un escritor" Gay TaleseTranscribo parte del capítulo 4 de este libro. En las maneras de escribir se ve el pulso de un escritor, su afán de perfeccionismo y muchas otras cosas.

Mañana tras mañana, a finales del verano de 1999, resistiendo todavía la tentación de viajar a China, comencé, lápiz en mano, a escribir en una libreta amarilla —o, mejor, a imprimir sobre el papel— una palabra tras otra, hasta que terminaba lo que esperaba fuera una oración comprensible y un pequeño salto hacia la terminación de mi libro. Llevaba enfrascado en este libro cerca de cuatro años. Aun teniendo en cuenta el proceso sistemáticamente lento y riguroso mediante el cual siempre había producido mis textos —un verdadero método de la Edad de Piedra que lamentablemente descubrí que era el modo que me resultaba más natural—, no podía sentirme contento con el insignificante número de páginas que había producido entre 1995 y 1999. Durante este periodo había acumulado exactamente cincuenta y cuatro páginas y media, escritas a máquina. Inicialmente todas las palabras habían sido escritas a mano, tal como expliqué, y varias habían sido borradas y reemplazadas muchas veces por otras palabras, hasta que pensaba que había terminado una oración o que una oración había terminado conmigo. Siempre sigo dándole vueltas a una frase hasta que llego a la conclusión de que carezco de la voluntad o la habilidad para mejorarla, y entonces paso a la siguiente oración y luego a la siguiente. Al final —eso puede tomar días, una semana entera— reúno suficientes frases escritas a mano como para formar un párrafo y suficientes párrafos como para llenar tres o cuatro páginas de la libreta amarilla. Ahí es cuando por lo general hago a un lado el lápiz y me paso al teclado de mi Olivetti, o de la IBM, o del Macintosh IIci, y comienzo a transcribir lo que he escrito a mano.
¿Tú también escribes así? ¿Cómo escribes? ¿Planificas previamente? ¿Haces varios borradores, como mi amigo @Monteroglez que hace siete de cada libro?

Los seis sombreros de los escritores

En el mundo anglosajón existe en el uso común la expresión "ponerse el sombrero de pensar" para indicar un cambio temporal de actitud en una persona. Por extensión, "ponerse el sombrero de padre, de jugar, de los negocios..." etc.

La expresión la utilizó Edward de Bono para su famosa obra sobre la toma de decisiones en varios campos titulando a su libro "Seis sombreros para pensar". He querido usar la misma idea en este artículo para explicar por qué razón un escritor o una escritora ha de tener y usar varios sombreros en su trabajo. Además, a mí me gustan los sombreros. :-)

LOS 6 SOMBREROS DEL ESCRITOR

foto sombrero muerte entre las flores

No siempre somos escritores, o negociadores, o publicistas, pero en ocasiones debemos ponernos esos sombreros.

Sin embargo, para ponerse un sombrero hay que saber llevarlo. Y requiere un aprendizaje. Los que llevamos sombrero sabemos que los de ala ancha no son buenos para los días de viento sino quieres acabar como en "Muerte entre las flores".

Hay personas a las que no le quedan bien algunos sombreros de ninguna de las maneras, y necesitan que sean otros quienes los lleven. Son los escritores que recurren a un corrector de estilo o editor para mejorar sus obras, o a un agente literario para que negocie por ellos. Incluso a un asesor de imagen para ofrecer su mejor lado en las presentaciones. Los hay, sí.

El sombrero de la planificación de novelasEl Stetson de la planificación.

El Stetson es el sombrero de los exploradores y trazadores de mapas, los que planifican la novela previendo los bloqueos, los que diseñan los personajes, y la estructura de su historia ANTES de ponerse a escribir. Los que hacen Arqueología para documentarse y tenerlo todo preparado para escribir su novela. Es un sombrero aventurero pero cauto. Para los que saben mirar más allá y tienen el horizonte enfocado con sus prismáticos.

La Gorra escocesa o la Boina para escribir.

El paño de estas gorras es genial para el sudor. Porque escribiendo, se suda. Protege la cabeza del frío que congela las ideas y la calienta para que hiervan y permanezcan luego, negro sobre blanco. Es un tocado humilde porque somos humildes al escribir. Nadie lo sabe todo. Siempre habrá alguien que sepa más, y que nos aporte conocimientos en los que no habíamos reparado. Se necesita humildad para el aprendizaje y escribir es aprender.

El sombrero de la corrección de novelasEl Panamá de la corrección.

El sombrero ideal para el trópico es el adecuado para el proceso de corregir nuestra novela, si lo vamos a hacer nosotros. Aquí el sudor se convierte en torrentes y el picante de las especias aflora en el estilo. Cuando nos ponemos este sombrero hay que llevarlo con gracia, ligeramente ladeado, e imaginarnos con un daikiri en la mesa y el portátil echando humo. Las palabras deben fluir para que fluya la lectura de nuestro público, y despojar al texto de todo lo que haga detener esa lectura, esa ensoñación tropical en la que queremos a nuestros lectores cuando nos lean.


El Fedora de la promoción.

Es un sombrero de batalla que se usa a todas horas y combina muy bien con cualquier traje. Con él puesto buscamos seguidores en twitter y lectores para nuestro blog y nuestros libros, construimos nuestra marca personal, nos relacionamos con los contactos adecuados y sabemos que llevándolo miramos al futuro con los pies en el presente.

El Bombín del negociador.

Siempre he pensado que las formas redondeadas y suaves de este sombrero se deben a la ductilidad de las relaciones de negocios. A saber adaptarse pero sin perder. Un buen negocio es aquel en que las dos partes salen beneficiadas. No es un sombrero que usen muchos escritores, desgraciadamente, y así se firman contratos sin asesoramiento de un agente literario, sin anticipos o anticipos minúsculos, con tiradas cortas y promoción nula. Con este sombrero se vela por los propios intereses. 



Y por último, y no menos importante, nunca nunca nunca te olvides de...

El casco para las críticas.



Si te ha gustado este artículo, compártelo por favor en tus redes, con tus amigos escritores, creativos, o guionistas.

¿ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR?

"¿ASÍ QUE QUIERES SER ESCRITOR?"
de Charles Bukowski


Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.

No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Escritores felices

Hay cierto tipo de #escritores que, al margen de la época que les tocó vivir y de su propia existencia, azarosa o trágica, han contribuido con sus obras a hacer la vida más bonita.

Los ingredientes son el humor desprovisto de sarcasmo, la emoción, la reflexión sobre los propios valores, el punto de vista enfocado a la belleza, la felicidad y el amor, y los finales felices rematados con una sonrisa de satisfacción y la certeza de que el mundo sobrevivirá, a pesar de todo. Hay algunos más, pero creo que esos son básicos.

Son las lecturas que nos han marcado de alguna manera indeleble y que recordamos con placer en sus títulos o sus autores. Interesándonos en muchos casos por ese autor y su genial idea, por cómo la llevó a cabo, qué la inspiró y en qué pensaba cuando la estaba escribiendo.

A mí me hubiera gustado ser uno de ellos. Ahora solo puedo hacer algo parecido cuando escribo para niños. Dejo al lector elegir a sus propios escritores felices.

Como caracterizar personajes, avance,

"COMO CREAR UNA NOVELA. PERSONAJES 2."  

Avance editorial.
Próximamente.

El detalle breve

El detalle breve es la manera más sencilla y más ágil para caracterizar personajes. Se puede incluir en la escena sin interrumpir la historia ni el flujo de lectura, y sin arrastrar al lector a otro momento u otra época. También es una manera de incluir una cantidad sorprendente de información. Pueden ser cosas pequeñas, como una referencia a una llamada de teléfono a la madre del protagonista, que está en prisión; un diploma universitario, colgado en la pared, y que nos da antecedentes del bagaje cultural del personaje; un viejo juguete, situado en un lugar de honor de la habitación de una mujer que NO tiene hijos; un jardín lleno de hierbajos descrito como “antes del accidente era la envidia de todo el vecindario”...

Se trata de sugerir pequeños detalles al lector,
de SEDUCIRLE para que siga interesado e intrigado.

Una vez nos acostumbremos a insertar este tipo de detalles comprobaremos que irán saliendo de forma natural. Incluso podemos planificarlos, si seguimos un plan por escenas, como ya expliqué en "Planificación". Además, estos detalles nos ayudarán a marcar pautas y exponer los antecedentes, a prever acontecimientos que vendrán después, dejar pistas al lector, y caracterizar al personaje. Creando el interés del lector. Y todo ello con menos de una frase.

Ejemplo:
Yo estaba orientado hacia el sur. Tenía una vulgar camioneta marrón aparcada frente a una tienda de discos. La tienda era la típica que suele encontrarse cerca de una universidad: en la acera expositores con discos compactos de segunda mano, y en el escaparate pósters de bandas de las que nadie había oído hablar. Las puertas traseras de la camioneta estaban abiertas. Dentro había cajas amontonadas. Yo sostenía un fajo de papeles. Llevaba abrigo, pues era una fría mañana de abril. También guantes, porque las cajas, que habían sido abiertas apresuradamente, tenían grapas sueltas. Disponía de un arma, como de costumbre. La llevaba encajada en la parte de atrás de la cintura, bajo el abrigo. Era un Colt Anaconda, un enorme revólver de acero con la recámara preparada para balas Magnum 44. Medía unos treinta y cinco centímetros y pesaba casi un kilo y medio. No era mi arma preferida. Resultaba dura, pesada y fría; todo el rato era consciente de ella.


En el ejemplo anterior, en primera persona, el personaje explica la situación y el autor incluye ese "como de costumbre" para hacernos saber que su protagonista SIEMPRE va armado. El detalle pasa desapercibido en el flujo de la historia y lo hace porque es natural, pero el lector retiene esa información. Después, el autor, Lee Child, aprovecha el tema del arma y nos da otro pedacito de información sobre el personaje, en negrita.

(Más en COMO CREAR UNA NOVELA. PERSONAJES 2.)
En exclusiva en AMAZON. Próximamente.

Twitter para escritores ADELANTO capítulo 1

Hace tiempo que no actualizamos el blog, disculpas. Espero que esta nueva entrada, con un adelanto del nuevo libro TWITTER PARA #ESCRITORES, te compense.

Es el capítulo 1. Y comienza así:

¿Qué puede hacer Twitter por los #escritores?



"Twitter es el graffiti de la gente inteligente"

Lo que sigue, repito una vez más, está enfocado a escritores, pero lo pueden aprovechar también Diseñadores, Ilustradores, Dibujantes, y cualquier autoempleado o en una profesión liberal.

Cuando un escritor o escritora escucha hablar o lee algo sobre Twitter, la primera reacción siempre es de rechazo. Se descarta rápidamente como red social, sin prestarle mucha atención, por una serie de razones, basadas todas ellas en el desconocimiento del medio. Jonathan Franzen es uno de sus detractores, y uno de sus grandes desconocedores, y ante sus declaraciones se rió mucha gente, incluidos agentes literarios..

Como metas u objetivos concretos de tu cuenta profesional en Twitter puedes lograr la publicación de tu primera obra por una editorial de prestigio, conseguir agente literario que te cuide y te mime, dar más visibilidad a tu obra y aumentar el número de tus ventas, etc.

Y no es broma, se puede hacer si haces las cosas BIEN en twitter. Incluso puedes tener cuentas dedicadas a cada título, aunque no lo aconsejo.

Twitter mejorará tu estilo al escribir.


Uno de los mayores miedos de un escritor neófito en Twitter es el horror a los 140 caracteres. Sin embargo, una de las ventajas de Twitter es que va a mejorar vuestro estilo al escribir. La verborrea, el exceso de adverbios y adjetivos, no sirven en un tuit. En muchas ocasiones te estrujarás el cerebro para decir en 140 caracteres, e incluso menos (si hay un link), lo que quieres decir. Si necesitas tanto rollo, NO será tan importante. Así piensa Twitter. Y si añades un link, siempre con acortador y con hootsuite (Porque el acortador de hootsuite Ow.li se puede seguir y medir si miras en las estadísticas del software. Lo veremos después en detalle.) entonces ya no son 140 caracteres, sino menos.

El ideal para un tuit son 100 caracteres en total.
De esa forma dejas espacio para que, cuando te retuiteen,
aparezca la cuenta del contacto que lo hace.


Como el espacio es vital obliga a la concisión. Y la concisión admite pocas bromas, tiempos verbales raritos, voces pasivas, exceso de adjetivos, falta de coherencia o cohesión, etc. Todo eso: SOBRA. Y es cierto que hace recular a muchos escritores enamorados de sus propias palabras. Pero aquí se trata de comunicar. No de escribir bonito. Lo que quiere decir que... EL ESPACIO TE DA EL ESTILO.

Twitter hará que estés informado sobre el mercado editorial.


Muchas cuentas de twitter están llevadas por editores, agentes literarios, y personas cercanas y bien informadas sobre el sector. Si te mantienes informado sobre la industria editorial puedes aprender mucho sobre lo que está sucediendo en un mercado en el que estás, vas a estar, o quieres estar.

  1. Quiénes son las personas clave para leer tus originales, por ejemplo.
  2. Cómo enfocar un buen email de presentación a una editorial.
  3. Qué tendencias o géneros literarios están en alza. Aquí y en otros países.
  4. Qué planes tiene determinado sello editorial o editor.
Infinidad de información sensible que no vas a encontrar fácilmente en blogs o medios de comunicación.


Harás Networking en el mercado editorial 

Hacer contactos en la industria editorial es relativamente fácil en Twitter. Recuerda, es una red social ABIERTA. Si tuiteas cosas con inteligencia, ingenio, humor, y calidad, además de retuitear a personas interesantes y charlar con ellos de vez en cuando, adquirirás VISIBILIDAD . Las listas de Twitter, privadas o abiertas, te ayudarán en tu networking. Twitter es conversación también.

Podrás compartir ideas con otros escritores y conocer las suyas.

Escribir siempre es una labor solitaria. En twitter, y más en EEUU, muchos escritores se reúnen alrededor de un #hashtag concreto, o determinado de antemano, y charlan sobre diferentes aspectos de su creatividad, productividad, o de las editoriales y agentes, de sus ventas, sus problemas, y de sus logros. Alegrarte con ellos hará que se alegren por ti. Romper el aislamiento es bueno y aprenderás cosas sobre las cubiertas de los libros, los contratos de edición, las ventas, la propia escritura... ¡Cientos de cosas!. Hay hashtags dedicados como por ejemplo #sectoreditorial en el que tuiteo a veces.

Podrás encontrar recursos, artículos y consejos que te ayudarán en tu carrera.


La mayor fuente de tráfico (Visitantes únicos) a los recursos que comparto con vosotros en el blog proviene de Twitter. Y yo mismo encuentro recursos de marketing y publicidad y las nuevas tendencias en estos sectores más fácilmente en Twitter que en buscadores u otros blogs. Incluso para documentarme sobre algo o cotejar alguna información siempre recurro antes a PREGUNTAR en Twitter.

Aumentarás el tráfico hacia tu web o blog.


Lo he comentado antes. Y más adelante hablaré de la importancia de mantener un blog actualizado (2-3 entradas a la semana es lo ideal) Uno de los contenidos principales de un escritor en la red son los artículos de su blog. Sus cosas. Lo veremos luego con detalle. Aquí basta saber que un tuit comunicando una nueva entrada en tu blog, con su link, generará más tráfico que en Facebook.

Puedes concertar eventos


  • Puedes anunciar el día en que se publica su libro, especialmente el día en que sale a la venta.
  • Puedes publicar las fechas, horas y lugares de tus firmas de libros.
  • Puedes anunciar cambios de última hora en las firmas de libros.
  • Puedes comentar que darás una charla en determinado lugar tal día y tal mes.
  • Puedes contar con tus lectores.

Es importante, y luego verás por qué, cuidar a los lectores.



Al fin y al cabo, y nunca me canso de repetirlo, el cliente de un escritor no es otro escritor, son los lectores. Los lectores sostienen tu vida de escritor. Habla con ellos, coméntales cosas, pídeles apoyo incluso. Los lectores serán tu target principal. A quienes destinarás los contenidos principales de tu Twitter. Véndeles tus libros. Fidelízalos. Recomiéndales otros escritores de calidad semejante a ti. Ojo: Si no te gustan a ti, no los recomiendes. Perderás credibilidad.

Podrás promocionar tu libro o tu nuevo libro.


Existen dos tendencias. Promocionar lo que estás escribiendo mientras lo estás escribiendo, o esperar a tenerlo terminado. Yo soy partidario de la primera. Lo llamo marketing de expectativas y tiene sus riesgos: No terminar la obra anunciada y/o defraudar las expectativas por mala calidad del producto. Pero si terminas la obra en el plazo estimado y te aseguras de su calidad (Y siempre mejor por terceros: lectores cero (Mejor lectores editoriales), correctores profesionales de verdad, editores, agentes, etc...), el camino recorrido en su promoción es una gran explosión de perspectivas cuando se publica finalmente. Para hacerlo bien hace falta tener muy definido un plan o estrategia de marketing con plazos y tiempos y conocer muy bien el target o público objetivo al que te diriges. Lo que vamos a hacer con este libro.


Podrás MEDIR y MONITORIZAR los resultados de tus acciones en Twitter.



Una de las características que hacen de Twitter una formidable red social es que es mensurable, medible. Existen multitud de herramientas, desconocidas por el gran público y de uso diario por las gentes de Marketing, que permiten conocer los resultados de acciones concretas, en este caso los tuits que publicamos. Entre las cosas que podrás realizar, luego verás cómo, están:

  • Reunir información sobre el perfil de tu público objetivo.
  • Monitorizar y analizar el diálogo del público objetivo.
  • Detectar líderes de opinión e influenciadores y monitorizar su actividad.
  • Recopilar datos concretos sobre lo que hacen otros escritores de éxito (O sus CM Community Managers) 
  • Monitorizar esas campañas de tu competencia. 
  • Ver lo que hacen y cómo lo hacen.
  • Medir la popularidad de tu marca y tu influencia.
Y todo esto lo podrás hacer (Y muy bien) siguiendo las pautas que expongo en este libro y con los objetivos que marques en tu cuenta de twitter.

Cómpralo en Amazon.

Crear contenidos para las RRSS o compartirlos


Compartir contenidos es bueno


No concibo que haya gente que no lo entienda todavía.

Me decía hace unos días un amigo escritor, que lo Cool era no retuitear, no compartir, a pesar de que te mencionasen o te citaran en un post o un tuit.

Confieso que no re-publico cuando me retuitean o comparten alguno de mis contenidos, porque me parece mal la repetición (Salvo que sea a otra hora y sólo en Twitter) pero he visto hacerlo a muchos contactos. No me parece spam, pero creo que lo roza. Y si no roza el spam, nada en las cenagosas aguas del autobombo.

Pero ¿POR QUÉ NO COMPARTIR?


No retuitear algo que te ha interesado, te ha hecho reír, o te ha parecido diferente, curioso, o sorprendente de algún modo. Hablamos de contenidos. De marketing de contenidos y de branding personal. Si estás en las RRSS, sea twitter o FB o Linkedin (Que no la uso hasta que fisgue a ver si ya han cambiado las cosas que no me gustaron) y otras, es para DEJARTE VER. Promocionarte tú o algún aspecto propio o que hayas creado, un libro, un producto... (Branding) Y para aportar contenido a tu comunidad, a tus contactos.

Hay personas que creamos contenidos y otras que no. Y #estoesasí.

Si no eres una persona creadora de contenidos SÍ PUEDES ENRIQUECER tu timeline o tu muro con los contenidos que crearon otros, citándolos y enlazándolos siempre.

Es lo que se llama un viral cuando el contenido se propaga masivamente y casi siempre lleva un gato o dos en algún sitio. Hay contenidos más especializados, como los de este blog, dirigidos a otros targets, que sí puedes compartir en tu muro o TL con tus contactos de intereses comunes.

Compartir contenidosSi compartes, ganas.


  • Difundes el mensaje del creador, por un lado, y éste se fijará en ti. Te valorará.
  • Si el creador de contenido te ve, puede que también difunda tu cuenta.
  • Enriqueces tu TL, como si le echaras un sopicaldo. Te valorarán tus seguidores.
  • Porque  aportas contenidos a tus contactos. Los cuales contarán más contigo.


El nuevo libro de la serie CÓMO CREAR UNA NOVELA
Compartir contenidos es iluminar. Pues bien. NO ENTIENDO CÓMO HAY GENTE QUE NO LO HACE. Y no estoy hablando de política (Para hablar de política, mejor con otras cuentas, no con la que haces networking o branding personal), sino de contenidos.

Si te ha gustado un libro, crees que un curso puede interesar a parte de tus contactos, te ha molado un dibujo, un amigo ha logrado algo importante para él y quiere difundirlo (No confundir con: Un amigo ha sacado un libro que NO has leído aún y ni siquiera sabes si te gustará) Hay mil razones para compartir y retuitear contenidos.

Y no conozco ninguna para no hacerlo que no implique cierto matiz del egoísmo.

Escribir relatos cortos. Aproximaciones.

Nos lo habéis solicitado varias veces, muchos después de haber leído el libro de relatos que publiqué hace unos meses, así que al fin os presento una primera aproximación al Relato Corto.

A ver si a partir de esta semana ponemos mínimo dos entradas a la semana en el blog.

El inicio y los finales.


En el relato corto se invierte mucha energía para construir un inicio perfecto. La frase o el párrafo genial que enganche al lector para seguir leyendo. Una de las técnicas es que ese comienzo nos dirija rápidamente al corazón del conflicto y suscite la curiosidad de los lectores por lo que ocurrirá a continuación

Los finales necesitan la misma atención y cuidado. No solo deben resonar adecuadamente en los lectores, y perdurar en su memoria, si no que deben producir además algún tipo de satisfacción si es posible. Aunque sea de manera muy sutil. Y por supuesto, ofrecer también una sensación de conclusión. Los finales abiertos son peligrosos en la narrativa breve. 

Y ahora llegamos al problema y tema de este artículo: El nudo de la historia. El viaje que va a hacer el lector desde el principio hasta el final de tu cuento. Aquí te explico cómo asegurarte de que tu relato esté bien cohesionado:

Cambiar subargumentos por conflicto. 

El formato del relato corto suele basarse en un argumento principal. Debido a que el espacio es limitado se limita también el tiempo. Por ejemplo, un sólo día y un sólo escenario. Y aquí, si añades sub-argumentos puedes confundir al lector.

Si escribes una historia realista sobre un hombre que se plantea dejar a su esposa después de descubrir que la hija que tienen en común no es suya, no te servirá de mucho añadir a la historia los celos que sufre en el trabajo por culpa de otro fulano.

Lo ideal es profundizar en el argumento que ya tienes y se consigue introduciendo conflicto. Por ejemplo, mientras el hombre contempla la posibilidad de abandonar o separarse de su mujer y su hija, puede descubrir que ella está muy enferma y necesita ser hospitalizada.

Funciona igual en todos los géneros. El relato básicamente es psicológico. Puede llevar acción, pero escasa. Por eso, desarrollando el conflicto atraerás a los lectores y crearás empatía con el personaje principal. Se trata de complicar las decisiones del protagonista y generar nuevas consecuencias para todos los personajes implicados.

Sembrando semillas. 


Uno de los errores principales en los relatos breves es la digresión. Algunos escritores se interesan por temas tangenciales al del relato y acaban incorporándolos a su historia. Efectos: Distraen al lector, rompen la atmósfera creada, e interrumpen el flujo de lectura. Para evitarlo debes plantar semillas de los temas que introducirás. García Márquez en "El coronel no tiene quien le escriba" lo hace muy bien en la primera escena de esa novelita corta. Pero García Márquez es un maestro. Voy a copiarla y a subrayar en negro las palabras asociadas entre sí que crean la atmósfera del escenario y el tema de la espera o la esperanza frustrada, y forman un esqueleto que va uniendo los párrafos con un motivo común.

El coronel destapó el tarro de café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta que se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata.          
Mientras esperaba a que hirviera la infusión, sentado junto a la hornilla de barro cocido en una actitud confiada e inocente expectativa, el coronel experimentó la sensación de nacían hongos y lirios venenosos en sus tripas. Era octubre. Una mañana difícil de sortear, aún para un hombre como él que había sobrevivido a tantas mañanas como esa, durante cincuenta y seis años —desde cuando terminó la última guerra civil— el coronel no había hecho nada distinto de esperar. Octubre era una de las pocas cosas que llegaban.          
Su esposa levantó el mosquitero cuando lo vio entrar al dormitorio con el café. Esa noche había sufrido una crisis de asma y ahora atravesaba por un estado de sopor. Pero se incorporó para recibir la taza.          
—Y tú —dijo.          
—Ya tomé —mintió el coronel —. Todavía quedaba una cucharada grande.          
En ese momento empezaron los redobles. El coronel se había olvidado del entierro. Mientras su esposa tomaba el café, descolgó la hamaca en un extremo y la enrolló en el otro, detrás de la puerta. La mujer pensó en el muerto.          
—Nació en 1922 —dijo—. Exactamente un mes después de nuestro hijo. El siete de abril.          
Siguió sorbiendo el café en las pausas de su respiración pedregosa. Era una mujer construida apenas en cartílagos blancos sobre una espina dorsal arqueada e inflexible. Los trastornos respiratorios la obligaban a preguntar afirmando. Cuando terminó el café todavía estaba pensando en el muerto.
El motivo del café va hilando la atmósfera con pequeños añadidos y dosis minúsculas de información. Estos párrafos tienen más cosas escondidas en su estilo, pero eso será motivo de otro artículo.

Contra el reloj.


En algunos relatos cortos suele suceder que el escritor novel introduce un pequeño conflicto al inicio de la historia y lo abandona sin resolver o no es demasiado urgente para el lector. En cualquier tipo de historias que escribamos, el objetivo principal es que los lectores lean página tras página nuestras historias, por lo que hay que despertar su curiosidad y mantenerla.

Si al principio de la historia presentas un personaje que debe llegar a tiempo al aeropuerto para tomar un avión y asistir a una reunión importante y crucial de “lo tomas o lo dejas”, crearás ese sentido de urgencia, consiga el personaje sus objetivos, o no. Aquí usamos el nudo de la historia para incluir más obstáculos en esa línea temporal que se va consumiendo (el tráfico, el clima, problemas con el coche, etc...) que ayudarán a intensificar el conflicto y a acelerar el ritmo de la historia.

Dramatiza 


Como la mayoría de los relatos se basan en las epifanías, en los momentos de crisis del protagonista es una buena idea aislar y dramatizar una crisis específica. Puede ser un momento que implique una verdad dolorosa, o implicar un poco de acción. Muchos escritores no detectan estos momentos y es una razón para que se pierda la fuerza de sus escritos.

Si leíste el ebook de ESTRUCTURAS ya sabes que una crisis como esta suele ocurrir en la segunda mitad de las historias, después de la introducción del conflicto principal y de la serie de obstáculos que se van interponiendo. En los relatos breves se puede resumir así: ¿Quién tiene algo que perder en la historia? ¿Cuales serán las últimas consecuencias?. 

Por último: Recuerda que la parte central de una historia es tan importante como el principio o el final. Si tu intención es escribir relatos cortos, nuestro consejo es que los escribas a menudo. Intentando escribir esas historias de una sola sentada o como mucho en un par de sesiones. Esto te ayudará con la uniformidad y la cohesión. Recuerda divertirte mientras escribes y arriesgarte, especialmente en tus primeros intentos.

Y, ya sabes, nunca, jamás, tires nada de lo que escribas. Nunca se sabe cuando puedes necesitarlo para otra historia.

Qué regalar a un escritor.(I)

¿Llega la navidad o su cumpleaños y no sabes qué regalar a ese tipo taciturno que parece que lo sabe todo de todo y que dice que se dedica a escribir novelas? ¿Un libro? ¿Otro más? ¡Si tiene cuarenta mil! ¿Y si no aciertas? En un día malo puede tirártelo a la cabeza.

¿Artículos de fumador? Dirá que le alimentas para el cáncer. O peor aún te sacará en una de sus novelas como el villano o la villana, para vengarse de ti.

No busques más. Tu problema está resuelto. ¡¡Regálale una película!! Además, así no tendrá que leer ese montón de letras minúsculas y podrá descansar la vista.

Aquí te ofrezco una selección de películas que podrás adquirir en DVD (A los escritores les gustan las películas en Versión original Subtitulada, ya sabes, con muchos idiomas para elegir) con las que le alegrarás el cumpleaños, la navidad, o el último premio Planeta. Comenzamos: Atención... ¡Luces! ¡Cámaras! ¡Acción!

Factotum (2005)

Basada en el alter ego de Bukowski, Hank Chinaski. Hank crea poemas y relatos que luego envía a revistas literarias, pero éstas siempre rechazan su trabajo. Para pagar las pensiones baratas en que malvive y su adicción al alcohol, acepta trabajos temporales como obrero, portero o taxista, aunque nunca dura demasiado en ellos. Sus motivaciones vitales no pasan por trabajar para tener dinero con el que comprar cosas caras; a él le gusta apostar en el hipódromo, amar apasionadamente a dos mujeres, Jan y Laura, a quienes les gusta tanto la bebida como a él, observar las pequeñas cosas y escribir, siempre escribir. Hank piensa que sólo se puede vivir de verdad si uno está dispuesto a llegar hasta el final, arriesgándolo todo sin saber si te vas a quedar solo y sin nada. Después de que Jan, su gran amor, le abandone por otro hombre, Hank recibe una inesperada llamada de una prestigiosa revista literaria. La película nos sirve para recordar que una carta de rechazo debe significar otra carta en el buzón para otra editorial, otra revista. No escribas para complacer la crítica, no dejes que el cheque a final de mes se interponga con lo que realmente importa. Factotum enseña que un escritor no es nadie si no es perseverante.  Para escritores vagos.

Descubriendo Nunca Jamás (2004)

Biografía del dramaturgo James Mathew Barrie, interpretado por el carismático Johnny Deep, mientras intenta escribir el clásico de la literatura infantil Peter Pan inspirado por sus vecinos. La obra recuerda a los escritores que el poder de la imaginación no tiene límites y se reafirma en los motivos por los que un escritor coge una pluma y empieza a escribir: No para conseguir fama ni fortuna, sino para crear personajes interesantes e historias que valga la pena contar. Tampoco hay que buscar la inspiración mucho más allá, está a nuestro alrededor. Para escritores faltos de ideas y que miran demasiado por la ventana.


Jóvenes prodigiosos (2000)

En esta comedia un profesor universitario maneja sus problemas con las mujeres, la literatura y su propia carrera, mientras un joven persigue en sus sueños la chaqueta de Marylin Monroe. El profesor Grady Tripp está en proceso de divorcio de su tercera mujer y después de publicar su primera novela está sufriendo el clásico bloqueo. Sus devaneos amorosos van de la mujer del decano a una estudiante. Basada en la novela del mismo título de Michael Chabon, está llena de referencias literarias, reflexiones psicológicas y creatividades frustradas. Para escritores que ya están en el mercado con cierto éxito. Si tiene agente literario, la disfrutará más.

Casi famosos (2000)

Esta película pasó desapercibida en su día en España, y hoy ha llegado a ser de culto. Gracias a sus buenas críticas musicales, un jovencísimo reportero es contratado por la revista "Rolling Stone" para cubrir la gira de una famosa banda. A pesar de su corta edad y de la oposición de su madre, el chico vivirá junto a los músicos y sus fans -en especial con una seductora groupie de la banda- una aventura inolvidable. Basada en la propia experiencia de Crowe, obtuvo un gran éxito de taquilla. Revela los sinsabores de la vida como reportero freelance: convencer a las fuentes, trabajar con editores y acostumbrarse a los cambios en las historias. Para escritores que les gusta el rock and roll, tengan blog y menos de 40 años. No fallarás con esta elección.

Y hasta aquí esta primera entrega de regalos para escritores patrocinada por "El Corte Francés. El corte más chic". En próximas fechas iremos ampliando la lista.

Noticias del blog

Saludos.

Llevo días inmerso en diversas actividades alrededor de la colección de ebooks "Cómo crear una novela".

Las ventas de la primera entrega gotean lentamente, más desde amazon.es que de amazon.com y otros países, pero avanzan. Si lo has adquirido y te ha gustado, te pediré por favor un comentario en las webs de amazon.

En septiembre sacaré nuevos ebooks, uno de los cuales se podrá descargar de forma gratuita durante un tiempo. Este: 


El motivo es que recibo decenas de mensajes directos en Twitter a los que no puedo responder individualmente como me gustaría. En ellos me piden contactos editoriales (Sin saber nada de tu obra nadie te va a dar un contacto editorial o de un agente, ya que se juega su credibilidad para el futuro si sale rana), valoraciones gratuitas de novelas de 700 páginas, consejos sobre cosas que ya he explicado en alguno de los artículos del blog, los tipescritores, mi twitter, o el newsletter, etc. He tenido que tuitear un mensaje al respecto.

También he detectado un gran desconocimiento sobre cómo funciona el mercado editorial hoy en día. 



Ya no es cómo antes. Y tampoco funciona igual en EEUU que en España, Francia, China, Alemania o U.K. Los autores y autoras no hacen sus deberes. Escriben, con gran esfuerzo y dedicación en muchos casos, 200, 300, 700 páginas, sacrificando horas de sueño y familia, y luego lo estropean con una mala estrategia comercial para dar a conocer su obra. Una pena. Por eso este nuevo ebook.

En las dos siguientes entradas de este blog te haré un par de preguntas. Seleccionaré muchas de las respuestas para incluirlas en ese ebook, (si están bien redactadas y tienen sustancia :-) con link a tu cuenta de twitter, para que te sigan las personas interesadas en lo que dices, así que por favor, cuando respondas, pon tu usuario.

Por otro lado en el Newsletter número 4, de próxima aparición también hablaré de la comercialización digital de las editoriales, lo que NO están haciendo, y de lo que se puede aprovechar un autor que quiera autopublicar su obra, o -mejor- parte de ella.

Sígueme en Twitter y en este blog.

Actualización páginas del blog.

Saludos,

Newsletter para escritores

He actualizado la página sobre el newsletter. Ahora, si no te has suscrito aún, puedes descargar los dos primeros números por un tuit de twitter. Pero te aconsejo suscribirte, ya que vía email los suscriptores tienen más ventajas y beneficios que podrás comprobar en la nueva página.

Community Manager para escritores

También he suprimido la página de ayuda como community manager para escritores, ya que no tenía ningún interés al parecer. No obstante brindo mis servicios en ese aspecto y probablemente, si dispongo de tiempo suficiente, lance un curso online y económico, para que los que tengáis cuenta en twitter le saquéis el máximo provecho, creciendo en followers de calidad, interesados por vuestros contenidos y vuestras obras.

Ebooks para escritores

Es una nueva página en la que irán los ebooks publicados con sus enlaces. Estuve valorando la posibilidad de ofrecer esos contenidos en un taller online pero no me compensa el tiempo de dedicación en relación a los precios que se barajan actualmente. No obstante, ese material es inédito en gran parte, no está en este blog, o bien está basado en algunos, pocos, artículos del mismo, y ampliamente desarrollados.

Por otro lado, los ebooks tienen un precio mucho más asequible para cualquier persona interesada en aprender "cómo crear una novela", que será el título de la colección y abarcará todos los aspectos de este trabajo, desde la planificación, hasta las relaciones con editores, agentes, y libreros, los contratos, y la promoción. Espero que os gusten. Los suscriptores al newsletter tendrán una ventaja adicional en su descarga.

Y esto es todo, de momento. En breve, más contenidos.


Tensión y conflicto en las novelas (I)

Consejos para crear más TENSIÓN en tu novela.



Lo que yo defino como TENSIÓN en las historias es algo superior al CONFLICTO. Podría decirse que es la hostilidad apenas contenida, esas ganas de matar que a veces tenemos, sobre todo si vivimos en España y vemos regularmente las noticias. Es un recurso poderoso para escribir historias interesantes que atrapen las emociones del lector y le inciten a seguir leyendo

Imagina una goma elástica que estiramos poco a poco. El conflicto es la acción de estirarla, y la tensión es cuando está estirada. Puede estar a punto de romperse, o puede soltarse de un extremo, o del otro, y salir disparada. Digamos que la tensión es un paso más allá del conflicto. Si el conflicto es la falta de armonía o la oposición entre personajes con diferentes ideas, objetivos y creencias; la tensión sería cuando ese conflicto origina pelea. Y es un paso esencial para que las tramas fluyan como es debido.

En este pequeño artículo te explicaré algunas formas de añadir tensión a tus escenas.


Puedes imaginar y probar varias de ellas, relacionándolas con tu historia. (Aquí se ve la importancia de planificar y estructurar las novelas antes de ponerse a escribir toda la historia)

Coloca a tus personajes en lugares en los que no deberían estar. 


Es un recurso muy socorrido en las novelas de género negro y policial. Un personaje testigo involuntario de un crimen y descubierto por el asesino, por ejemplo. Hitchcock lo usaba a menudo. Funcionan mejor cuando las circunstancias que han llevado a ese personaje a ese lugar forman parte del conflicto principal, o incluso de alguno secundario que luego pueda crecer, si la trama es muy compleja.

Límites de tiempo.


El tictac del reloj corriendo delante del personaje inmerso en un gran peligro para él, para los suyos o para toda la humanidad, siempre genera mucha tensión. Como ya vimos en el primer número de nuestro newsletter, Dan Brown lo usa en TODAS sus novelas como recurso para que el lector no abandone sus libros. Lo ideal, en todo caso, es NO introducir un límite de tiempo al principio de la historia, sería demasiado obvio. Mejor si el reloj comienza a correr en la parte en la que el héroe rechaza la llamada a la aventura, o es renuente a realizar determinadas tareas por tener un conflicto interior con ellas. Uno de mis consejos recurrentes es que hay que putear a nuestros personajes. Sin misericordia.

Haz que tus personajes tomen decisiones con graves consecuencias.


Si nuestro protagonista principal participa en las acciones y diálogos que van a empeorar los conflictos, es mucho mejor que cuando esos conflictos se generan de manera ajena a él. La implicación emocional del lector será mayor si hemos logrado que exista una conexión empática entre  ellos: lectores-protagonista.

Hay que tener cierto cuidado con esto. A nadie le gustan los personajes tontos. Ya sabes a qué me refiero. Son esos personajes cuyas decisiones aumentan el peligro y el riesgo a su alrededor. O hemos creado fuertes lazos del lector hacia ellos, o arruinaremos nuestro trabajo. Siempre hay que buscar el equilibrio. Una buena manera es que las decisiones que tome y que lo metan en el meollo de una acción peligrosa hayan sido fruto de un engaño muy elaborado o una traición de esas que duelen.

Haz que tus personajes participen en acciones moralmente inaceptables.


Un personaje que, llevado por la desesperación económica, participa en un atraco que acaba de forma violenta y con muertos, por ejemplo, es una fórmula que siempre funciona. El conflicto interno del personaje se transforma en una tensión a veces insoportable. Recuerda a Raskolnikov, de Crimen y Castigo. Las variantes de esta técnica son numerosas, tantas como pecados puedas imaginar.


Seguiremos hablando de la tensión en una serie de artículos. Espero verte por aquí.

Si te ha gustado este post, o tienes una sugerencia para alguno futuro, ten la amabilidad de dejar un comentario y lo tendré en cuenta. Recuerda que puedes suscribirte al newsletter, más enfocado a promoción, venta y marketing de tus obras y tu marca personal.

Y no olvides compartir este artículo con tus contactos, les aportarás contenido, espero que interesante, Gracias por leerme.

La distribución y promoción de tu novela


Distribución y promoción de tu novela.


La publicación de tu novela, vía editorial o autopublicada, se sostiene en tres pilares básicos: edición, distribución y marketing o promoción.

En esta entrada trataremos diversos aspectos relativos a estos dos últimos puntos, que ampliaremos e iremos detallando poco a poco sólo en el newsletter.
(Si no te has suscrito todavía, ya estás tardando :-)

Muchos escritores emergentes creen que la meta final es conseguir que una editorial se interese por su obra. Publicar es la consigna. A cualquier precio, a veces (Son los que no se leen los contratos).

Pero esto es sólo  el principio.

La publicación no funciona si, una vez editado el libro, los lectores no lo encuentran en sus librerías habituales (por falta de ejemplares para la distribución — Y aquí te hago notar que actualmente las tiradas iniciales en una editorial pequeña o independiente son de sólo 2000 ejemplares aproximadamente y sé de editoriales que, en esta época de crisis, sólo lanzan 500 ejemplares en esa primera tirada— o por mala distribución),

O porque nadie se entera de su existencia (por falta de promoción).

La Promoción. Cómo funciona.


Ya no basta con que un texto literario sea bueno (Y esto merece otro artículo aparte ya que el nivel ha descendido muchísimo como comentaba hace poco el escritor Alberto Morán Roa que, por cierto, no tiene cuenta en Twitter). Los posibles lectores deben saber de esa novela, que existe y que se encuentra disponible en algún lugar concreto y/o habitual.

Si el autor logra que una editorial de primera línea apueste por su obra... estupendo. Ojo, DE PRIMERA LÍNEA. El problema suele surgir cuando la editorial no es de primera línea, dispone de escasos medios de promoción y su alcance es más reducido. Lo que es peor, en muchas ocasiones desconocen aspectos clave del marketing de guerrilla. Ahí, en esas situaciones, es cuando se requiere de la destreza, inventiva y habilidad del propio autor para dar a conocer el texto.

Distribución y promoción de una novela
Se trata de vender. Tu marca o tus libros.

El panorama editorial en la promoción.

"Para los grandes grupos editoriales —y las grandes distribuidoras—, la cuestión promocional se reduce al dinero que pueden gastar en ella. Por resumirlo en una sola frase: «en la promoción de un libro se compra todo». Y se paga por todo. Se paga —en dinero o en especie— por reseñas y críticas en prensa, se paga por anuncios editoriales a media o cuarto de página, se paga por integrar una obra en la lista de «los diez más vendidos» de las grandes librerías y superficies —sí, lo creas o no, se paga por incorporarse a esa lista—, se paga por espacios y ubicaciones concretas en librerías y centros, incluso se llega a distribuir circulares y notas de uso interno en los grandes centros de venta con órdenes explícitas para que tal o cual libro no sea retirado de la mesa de novedades porque la editorial ha pagado su cuota de alquiler.
Por poner un ejemplo al azar, el hecho de que el último libro de Paulo Coelho tenga a su disposición una mesa completa en el apartado de novedades de El Corte Inglés y ésta esté situada justo al lado de una caja o que disponga de un amplio hueco en el escaparate de la Casa del Libro, no tiene que nada que ver con la calidad intrínseca de la obra ni con las expectativas de venta del propio centro. Con seguridad, la editorial habrá pagado por disponer de esa ubicación. Porque, además, el quid de la actividad promocional de un libro consiste en que ésta se lleva a cabo mediante un recorrido cíclico: cuanto más se publicita un libro, más se vende y cuanto más se vende, más se publicita.  
Un proceso que, una vez puesto en marcha, se retroalimenta de forma exponencial porque, salvo honrosas excepciones, un libro, aparte de su calidad literaria, se vende mucho cuando se habla mucho de él y se habla mucho de él cuando se vende mucho. #Estoesasí. La cuestión es que, para alcanzar esa situación, es necesario poner en marcha el proceso, activarlo. Y para llegar a todos esos potenciales compradores de libros de una forma masiva el único método factible es hacerlo con dinero por delante. Porque no nos engañemos: A estas alturas conviene diferenciar la figura del lector de la del comprador de libros y, en este país, España, estos últimos son legión. Y es precisamente a ellos a los que van dirigidas estas artimañas promocionales que llevan funcionando con muy óptimos resultados desde tiempo inmemorial".
Del blog: Miserias Literarias.

La falta de recursos de la editorial para la promoción


Cuando una editorial pequeña o mediana, independiente, no tiene recursos financieros para promoción, o técnicos y creativos, con base de ventas, para hace marketing de guerrilla, se queda fuera. Los que estamos en el mundillo asistimos todos los meses a aperturas y cierres de editoriales, de género, mainstream, de ensayo, de cómics... Algunas perduran, pero para ir comiendo. Ellos, no sus autores :-) O editan clásicos libres de derechos o libros con derechos muy baratitos, que los traduce y corrige el propio editor (Mal, a veces), etc.

La promoción, hoy.


"En 1890, el escritor Luís Taboada publicó un libro titulado Madrid en broma. A todos sus amigos y conocidos, que no eran pocos, les envió la siguiente nota: «Perdona si en mi libro te aludo un tanto descaradamente, no hay nada de mala intención».  El amigo, intrigado ante tal afirmación, compraba el libro y descubría que no se hacía alusión alguna hacia él. Eso sí, en pocos días se agotó la edición." Prometeo

Es una táctica. Pero falsa. Engañosa. Hay muchas otras, vamos a decir legales, que dan buenos resultados aún cuando hay que trabajarlas con constancia y creatividad. De ellas hablaremos en el newsletter de forma periódica. Facebook menos, por una serie de limitaciones de esa plataforma, pero Twitter es un buen medio para darnos a conocer nosotros y nuestras obras. Y te invito a comprobar periódicamente mi propia cuenta profesional, en su progresión: @correctoreditor Porque lo que hago por mi, lo puedo hacer por ti.

Grandes editoriales
Internet está lleno de buenas y malas prácticas de marketing. Abundan las malas con millones de mensajes de spam en twitter realizados por los autores de malas novelas que sólo se compran una vez, generalmente en ebook, y el autor ha de usar seudónimo para la siguiente. No nos engañemos. el sello de una gran editorial sigue siendo un márchamo de calidad. Insisto: GRAN EDITORIAL. No sellos editoriales de la Gran Editorial dirigidos por jóvenes salidos de marketing con menos de 5000 libros leídos en toda su vida.
El oficio de editor siempre ha sido cosa de seniors.

La autopublicación sigue siendo una buena opción, siempre que se acompañe con un buen producto, bien escrito, corregido y editado, y bien promocionado. Los mensajes continuos con "MIRA MI LIBRO" o "COMPRA MI LIBRO" no funcionan. Desgastan y son candidatos claros al Unfollow.

Hace unos días Nerea Nieto publicó un excelente artículo sobre estos errores de escritores en las redes sociales.

Ahora ya conoces como es el panorama editorial de la promoción de un libro. En el newsletter hablaré más de todos los detalles, estrategias y éxitos en la promoción de un autor o de su obra.

Si te ha gustado este artículo, por favor, hazle un RT o compártelo en Facebook y Gplus. Eso me anima a seguir escribiendo este blog durante parte de mi tiempo. Y suscríbete al Newsletter. En el newsletter, más.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...